Límites

Han escuchado esta frase: “Si antepones tus necesidades a la de los demás eres un egoísta” O “No deberías preocuparte tanto por ti, deberías preocuparte más por los demás”.

¿Qué tan importante son estas frases para ti?

¿Alguna vez has dicho “SI” por complacer a otro?

¿Les has dicho “NO” a alguien y luego te has sentido culpable?

Muchas veces el poner límites o que nos cueste se relaciona con la falta Asertividad, la que, a su vez, se vincula con la autoestima.

La Asertividad consiste en respetar y defender nuestros derechos e interés personales en una situación determinada, respetando en todo momento los derechos de los demás. Dentro de ella tenemos tres tipos de conductas (agresiva, sumisa y asertiva). Nadie actúa puramente de una sola forma, todos pasamos por las tres, pero, generalmente, una predomina más. En este caso nos vamos a referir específicamente a la conducta sumisa.

La persona que actúa frente a los demás con una conducta sumisa no defiende sus derechos y necesidades, respeta a los demás, pero no a sí misma. ¿Por qué pasa esto? Porque esa persona está constantemente, de manera muy inconsciente, esperando la valoración del otro, ser reconocido y su creencia principal es “necesito ser apreciado y querido por todo el mundo”. Como se podrán dar cuenta se relaciona mucho con la baja autoestima.

Reflexiona: Qué personas o situaciones te hacen tener una conducta sumisa?

Otro factor que se relaciona con la falta de poner límites es con nuestras creencias limitantes, específicamente, con uno de nuestros impulsores internos* “el Complace”, ya que estas personas se sienten bien cuando son aceptados por los demás, les gusta dejar una buena impresión y que nadie se enfade con ellos, por lo tanto, muchas veces deja de ser él mismo por complacer a otros y le cuesta mucho decir NO sin sentirse culpable. En esto influye mucho lo que nos han enseñado y repetido varias veces desde pequeños, que tenemos que complacer a la otra persona, preocuparnos más por los demás que por nosotros mismos, dejando una huella muy grande en nuestro inconsciente.

También podemos relacionarnos con una de nuestras necesidades psicológicas, el Amor, ya que al sentir que no somos amados o la falta de amor va a hacer que siempre estemos buscando la valoración y el reconocimiento del otro, por tanto, vamos a superponer las necesidades del otro por sobre las nuestras.

* son creencias que parecen positivas, pero que nos limitan.


Artículos Relacionados