Las Expectativas

¬ŅCu√°ntas expectativas nos hacemos con las personas y las situaciones? Generalmente, estamos pensando c√≥mo nos gustar√≠a que actuara o fuera esta persona con nosotros y cuando eso no sucede como lo hab√≠amos imaginado, nos enfadamos, sufrimos y, a veces, mucho. Esto mismo nos ocurre con algunas situaciones, tenemos tantas expectativas de c√≥mo podr√≠a resultar algo que cuando no pasa como lo pensamos nos sentimos muy frustrado, nos insegurizamos y tendemos, en algunas ocasiones, a reprocharnos y culparnos, pensando qu√© hicimos mal que no result√≥ o culpamos a otros de los resultados negativos.

Esto tiene relación con una de nuestros patrones de respuesta emocional que es el remordimiento. Este se trata de las expectativas que nos hacemos del otro, es la distancia que hay entre la persona ideal que nosotros tenemos en nuestra mente y la persona real, como es verdaderamente. Nos hacemos una idea de cómo deben ser nuestros padres, nuestra pareja, amigos, hijos, lo que deberían decir, pensar y actuar, que no vemos realmente cómo son las personas, vivimos más en nuestro pensamiento, en el idealismo y lamentablemente este nos nubla la vista.

Estas gafas del idealismo están muy relacionadas con nuestras creencias, con nuestros objetivos y también con nuestra forma de vernos (autoconcepto), lo que hace que interpretemos las cosas de una manera particular, que no necesariamente es igual a la del otro, porque esa persona también está viendo con sus propios lentes, por lo tanto, su manera de ser, de hacer y de pensar, serán acorde a sus creencias, a la forma que tiene de ver la realidad.

Para dejar de hacernos expectativas es necesario la Aceptaci√≥n. ¬ŅPor qu√© es importante esto? Porque al aceptar las cosas y las personas como son, dejamos de sufrir y de enfadarnos, dejamos a un lado ese conflicto que se arma en nuestra cabeza producto de nuestras creencias, de lo que nos dijeron de c√≥mo deb√≠an ser las cosas y las personas. Esto tambi√©n nos lleva a tomar m√°s consciencia de nuestros pensamientos, de lo que nos decimos, de nuestro di√°logo interno, por lo tanto, al ser m√°s conscientes comenzamos a darnos cuenta que las personas y las circunstancias no son las que nos han causado da√Īo, sufrimiento, sino que han sido nuestros propios pensamientos y expectativas que nos hemos hecho en nuestra mente. Al tomar consciencia podremos ser capaces de controlar nuestros pensamientos y no que ellos nos dominen. De esta manera comenzaremos a sentir que nos liberamos de nuestras creencias y empezaremos a sentir mayor paz interior.

La aceptación nos lleva a tener un mayor bienestar, tranquilidad y, también, a ver las cosas desde otra perspectiva, a verlas como realmente son, permitiéndonos de esta forma una nueva manera de relacionarnos, ya sea con nosotros mismos, con los demás y con las situaciones.


Artículos Relacionados