Evitación versus Acercamiento

A veces nos sentimos que estamos dentro de un círculo de sufrimiento, le damos mil vueltas a los problemas, no encontramos soluciones, pensamos demasiado, nuestra mente no para y, al final del día, nos sentimos agotadísimos. Junto con lo anterior, tal vez de manera inconsciente, estamos esperando a que las cosas cambien para estar y sentirnos mejor, intensificando las dificultades y llenándonos de estrés, angustia, ansiedad entre otras. Mientras tanto, nuestra vida va pasando totalmente inadvertida, sintiéndonos infelices.

Al querer EVITAR los problemas, las emociones y tender a culpar a otros o las circunstancias de ellos, nuestra mente nos lleva a esos lugares que no queremos ir, creando así nuevos temores y aumentando esos sentimientos negativos. Esto hace que nuestra mente se bloquee y nos cueste más encontrar la solución en nosotros mismos.

Por otro lado, si cambias de perspectiva, comienzas a ver el mundo de una manera diferente, tal como es, te permitirá enfrentar los problemas de forma distinta. Aquí nuestra mente nos invita a que nos ACERQUEMOS y reconozcamos esas emociones negativas que van surgiendo en nosotros, que las aceptemos y que seamos compasivos con nosotros mismos, de esta manera lograremos reducir su poder y podremos encontrar los recursos para seguir avanzando.


Artículos Relacionados